DDN | Logo
VENEZUELA
VENEZUELA
VENEZUELA
VENEZUELA
VENEZUELA
DDN | Facebook DDN | Twitter DDN | RSS  
 
DDN | Menu
COMUNIDAD DDN | FARANDULA | GERENCIA CONSCIENTE | HUMOR | MILITAR | VENEZUELA |
 
ANZOÁTEGUI
ARAGUA
CARABOBO
CLASIFICADOS
D. CAPITAL
FALCÓN
MONAGAS
VENEZUELA
ZULIA
La pastora de la Iglesia La Cruz niega estar implicada en el megafraude
Foto La Verdad



Esmeira Cobos es maestra jubilada y tiene 69 años. Es la pastora de la iglesia La Cruz, hija de su fundador, Sacramento Cobos, y esposa del anterior pastor, José Inciarte. Hoy enfrenta un conflicto legal iniciado por seis detractores que se oponen a los poderes que pudiera tener como pastora. La fiscalía 48 le imputó el miércoles los delitos de usurpación de funciones continuada, uso de documentos, fraude continuado y apropiación indebida calificada continuada.

Los demandantes aseguran que un grupo de la iglesia se unió para otorgarle poderes a Cobos para que así ella pudiera modificar los documentos de las propiedades de la congregación y que pudiera gozar del diezmo. Ayer se defendió.

"No soy ninguna ladrona. Yo no le he quitado nada a nadie. El colegio es mío y el espacio donde está también. Lo voy a vender porque no puedo seguir manteniéndolo. A mí nadie me puede llamar ladrona. Ni siquiera tengo acceso al diezmo". Tiene los años encima, pero en sus ademanes muestra que no se dejará vencer.

Su representante legal, el doctor Jesús Vergara, explicó ayer que solicitarán a la fiscalía una nueva experticia de las tres actas de asamblea que presuntamente fueron manipuladas. Quieren que otros expertos hagan el análisis. Se cree que a partir de ese resultado se desatan las imputaciones contra la pastora y Lilayne Sandrea, consultora jurídica de la iglesia, también señalada de falsa atestación ante un funcionario público y asociación para delinquir.

Cobos acusa a un grupo de personas de querer sacarla de la institución por intereses económicos. "Yo ni siquiera tengo una firma autorizada. No tengo un sueldo de dinero porque con lo que me da Dios me sobra".

La pastora, junto con Orlando Montiel y otros cuatro representantes de la iglesia, dijo que el representante legal de los demandantes, Pablo Aponte, cuenta con el apoyo de su hijo Paul Aponte, recién nombrado magistrado del Tribunal Supremo de Justicia. La asistente del abogado sería una de las interesadas en quitarle el puesto a Cobos.

Detalles
A Orlando Montiel lo señalan como la cabeza planificadora de las tres actas en conflicto. Al respecto, el hombre aseguró que los 22 miembros sí firmaron tales documentos y que ahora dan otra versión de los hechos. También explicó que el tesorero de la institución no es el hermano de la pastora, como se publicó ayer. "El tesorero es Josué Andrade, uno de los denunciantes". Si existiese malversación de fondos en la institución, Andrade sería uno de los responsables.

"No se entiende cómo los denunciantes acusan que la firma de Lilayne es falsa, cuando ella misma redactó el documento", dijo el hombre ayer, durante una reunión en el despacho de Vergara.

Tal parece que los denunciantes traen la pelea desde hace al menos dos años. Los seis involucrados llevaron la denuncia ante la comisión de cultos de la Asamblea Nacional. Allí un grupo de diputados determinó que la forma de elección del nuevo pastor (Esmeira Cobos) es totalmente legal. "Luego lo llevaron al Ministerio de Interior y Justicia, en la dirección de Culto, y allí también reconocieron la legalidad del documento. Tiempo después lo llevaron a la fiscalía", explicó la pastora. Creen que aprovecharon el nombramiento de Aponte hijo para fortalecer la demanda.

Pese al escándalo religioso al que se enfrenta hoy la iglesia evangélica más grande la ciudad, en las redes sociales se mantiene la tranquilidad, como si nada pasara. Montiel, Cobos y el resto de los presentes en la reunión tienen un as bajo la manga: ningún tribunal ha declarado nulidad a las actas, es decir, Esmeira Cobos sigue siendo la pastora y por tanto ese hecho da credibilidad a su pelea. Que todo se hizo en el marco legal.

Propiedades
Esmeira Cobos aseguró que las propiedades de la iglesia siguen siendo de la institución y que ningún pastor tiene el poder de cambiar los documentos porque el organismo (La Cruz) tiene una figura legal. Por tanto, espacios como Cofan, en la urbanización Santa María, o el terreno de la avenida Delicias, le pertenecen a la iglesia. "Esos documentos están. No están a nombre de mis hijos. Están a nombre de la iglesia".

Conflicto
A Esmeira Cobos, pastora de la iglesia evangélica La Cruz, y a su consultora, Lilayne Sandrea, les imputaron varios delitos después que seis exmiembros denunciaron irregularidades en documentos para otorgarle poderes a Cobos. El conflicto comenzó después de la muerte de José Inciarte, el pastor más conocido del templo ubicado en la avenida Padilla, en el centro de la ciudad.

La Verdad

DDN ZULIA
15.607
 
 
 
 
 
 
     
www.digitaldenoticia.com © Todos los derechos reservados.